Los vientos

0 comentarios avatar Por Tecnología El 14 de mayo de 2017




 

 

El viento es un parámetro climático muy sensible, y constituye la manifestación más evidente de la circulación atmosférica. Se genera a causa de los desequilibrios de la presión atmosférica, a la que tiende a compensar.

 

Desplazamientos de aire

 

En principio, los vientos deberían desplazarse directamente desde las zonas de altas presiones hacia las de bajas presiones. Pero la fuerza de Coriolis, debida al movimiento de rotación de la Tierra, los desvía haciéndolos girar en el sentido de las agujas del reloj, en el hemisferio Norte, y en el sentido inverso en las depresiones.

 

En el hemisferio Sur, el sistema se invierte. Los puntos de la superficie terrestre con igual presión atmosférica se representan por medio de una línea que los une, denominada «isobara». Cerca del ecuador, donde la fuerza de Coriolis es menos activa, los vientos se desplazan perpendicularmente a las isobaras. Por otra parte, su dirección desde los anticiclones hacia las zonas de bajas presiones sigue un ángulo entre isobaras de 100 a 150 sobre los océanos, y de 30° sobre los continentes.

 

Desplazamientos de de energía

 

Los vientos no solamente desplazan enormes masas de aire, sino que también mueven importantes cantidades de energía bajo la forma de calor latente (debido a los cambios de fase de las sustancias) o no (calor sensible).

 

A escala planetaria, la distribución de los vientos desemboca en una transferencia del aire frío hacia el ecuador y del aire cálido hacia los polos. Los vientos tienen las características higrotérmicas de las zonas de las cuales proceden, pero se modifican en función de las superficies sobre las que se desplazan. Por ejemplo, un viento seco en su origen que pasa durante cierto tiempo por el océano se volverá progresivamente más húmedo.

 

 

El foehn

 

El foehn es un viento cálido, seco y veloz, que sopla en los flancos de las barreras montañosas. Denominado chinook en Estados Unidos, se forma por el enfriamiento del aire húmedo en la vertiente expuesta al viento, lo que provoca condensación, nubes y precipitaciones. Liberado de su humedad, desciende por la pendiente protegida del viento, seco y recalentado, debido a la transformación del calor latente en calor sensible.

 

Los grandes regímenes de vientos

 

En la Tierra, los vientos mantienen una estrecha relación con los emplazamientos de los grandes centros de acción. Así, los vientos polares del Este, que soplan por encima de los 60°, divergen del anticiclón polar hacia las latitudes medias. Las corrientes del Oeste de las latitudes medias (entre 30° y 60°) se corresponden con el cinturón de balas presiones de estas latitudes.

 

Los alisios, que soplan del Noreste hacia el Suroeste en el hemisferio Norte, y del Sureste hacia el noroeste en el hemisferio Sur, divergen de la zona de altas presiones de las latitudes tropicales y convergen hacia el cinturón de bajas presiones ecuatoriales. Los monzones son vientos de la zona intertropical cuya orientación se invierte a su paso por el ecuador. En invierno soplan del Norte hacia el Sur y a la inversa en verano. En general, todos estos vientos evolucionan según las estaciones: se refuerzan, se debilitan hasta desaparecer y se desplazan hacia el Norte o hacia el Sur en función de la fuerza de los centros de acción que los dirigen. Los grandes relieves como las montañas Rocosas y los Andes forman barreras que modifican de manera importante el esquema planetario.

 

A escala regional, cada lugar presenta vientos específicos que dependen del campo de presión local, el cual, a su vez, está vinculado a las condiciones de la superficie: presencia de agua, de glaciares, de desiertos, de relieves, etcétera. En la altitud, donde la influencia de los relieves y de la rugosidad del suelo se atenúa, se registran los mayores índices de velocidad del viento, ya que los jet-stream pueden alcanzar los 400 km/h.

 

 

Los anticiclones, debido a las altas presiones, tienen tendencia a expulsar el aire. Pero a ello se opone la fuerza de Coriolis, que ejerce una presión sobre los cuerpos en movimiento que hace que se dirijan hacia la derecha en el hemisferio Norte, y hacia la izquierda en el hemisferio Sur.





Deja un comentario